- Entrepreneurship Weblog - https://entrepreneurship.blogs.ie.edu -

Las razones por las que no quiero tu dinero

Sobre el autor

Jaime Estévez es fundador y director general de Agora News, primera agencia de noticias nativa digital. Tras 12 años en las principales agencias españolas, decidió crear su propia empresa periodística multimedia para aprovechar las oportunidades del nuevo entorno digital. Ha narrado íntegramente la experiencia de su primer año como emprendedor en su blog [1].  El artículo que reproduzco aquí con su permiso ha sido considerado por muchos bloggers como el mejor post del ámbito del Entrepreneurship  en el año 2008.  Gracias, Jaime.

Tras la lectura de un más que lúcido post [2] escrito por el empresario e inversor en proyectos TIC Alejandro Suárez [3] con el título ‘Las razones por las que no voy a invertir en tu proyecto’ [2] me sentí en la necesidad de aclarar yo también en un post mi postura frente a inversores y financiadores

-A la gran caja de ahorros que, tras un mes estudiando mi solicitud de factoring para que me adelantaran parcialmente el importe de una factura emitida a la Administración me responde “dado que su cliente es totalmente solvente no hay ningún problema en aprobar la operación siempre que usted previamente nos traiga las escrituras de propiedad de su vivienda para avalar dicha operación” yo le digo:

No quiero tu dinero porque tus condiciones atentan contra todos los principios del derecho mercantil por los que se rigen tanto tu entidad como la mía. Si yo constituyo una Sociedad de Responsabilidad Limitada no es para responder de la misma con mi patrimonio personal así como yo no espero que embarguen las casas de directivos y accionistas de tu entidad en la desafortunada hipótesis de que la crisis se te lleve por delante.

-A los inversores que esperan poder comprar duros a peseta en la nueva coyuntura económica yo les digo:

No quiero vuestro dinero en mi capital: Si queréis cazar gangas, id a la bolsa a comprar a precio de saldo las acciones de todas esas compañías a las que se les ha atravesado la crisis. Las pequeñas empresas nacidas en plena crisis y que ya estamos en números negros no nos devaluamos con la misma sino que nos hacemos más fuertes cuanto más arrecia el temporal. La perentoria necesidad de rebajar costes de las grandes organizaciones las hace huir de proveedores caros e ineficientes en busca de soluciones flexibles y competitivas que, a menudo, los pequeños estamos en mejores condiciones de proporcionar.

-A los funcionarios que gestionan ayudas públicas cuya solicitud requiere un esfuerzo ingente de documentación y papeleo y cuya concesión se puede demorar meses o incluso años les digo:

No quiero vuestra ayuda porque mi tiempo vale más que vuestro dinero y porque atender necesidades de financiación con seis meses de demora parece más un chiste que un servicio público (para cuando llegan, o bien el beneficiario ha quebrado y ya no puede percibir la ayuda, o ha salido adelante con sus propios recursos demostrando que en realidad no necesitaba la ayuda).

En definitiva el dinero que sí quiero es el de los clientes satisfechos [4] que deciden repetir tras probar [5] o el de los nuevos [6] clientes [7] atraídos por las buenas referencias de los anteriores. Y en el capital de Agora News sólo son bienvenidos los accionistas que verdaderamente aportan valor, ya sea como socio industrial [8] o comercial o por formar parte activa de nuestro consejo asesor [9].

Aprovecho para recomendar una vez más el excelente post de Damian Voltes ‘cuando el dinero hace daño a las start-ups’ [10]