Archivo de la Categoría ‘emprender’

5
May

La actividad emprendedora de los extranjeros en España

Escrito el 5 Mayo 2010 por Administrador de IE Blogs en emprendedores, emprender

15
Ene

Agile Entrepreneur

Escrito el 15 Enero 2010 por Mario López de Ávila en emprender, metodologías, plan de negocio

Supongo que nadie se escandalizará si digo que la mayoría de los planes de negocio (BP) elaborados por emprendedores y/o profesionales del entorno sirven de poca o ninguna ayuda a la hora de dirigir el proyecto de creación de una nueva empresa.  Por lo general, un BP se hace, se encuaderna y se guarda en un cajón.  Años después aparece, lo revisas y te echas unas risas.   Sencillamente, la incertidumbre que rodea la puesta en marcha de una empresa, especialmente ‘innovadora’,  es de tal calibre que no hay estimación o predicción que sobreviva intacta más allá de algunos meses [¿semanas? ¿según salga de la impresora?].  No es que las proyecciones a 3 o 5 años sean pura patraña, es que hay problemas con las previsiones a 1 año.

Pero no hablo sólo de las cifras.  He visto una y otra vez como el equipo emprendedor ha tenido que ir adaptando sus estrategias, su modelo de generación de ingresos o, incluso, la propia idea del negocio en el primer año de vida.  Y me refiero a empresas que han ganado premios en prestigiosos certámenes de Entrepreneurship, que han obtenido un NEOTEC o un préstamo participativo de ENISA y/o que están participadas por Capital Riesgo.  Es decir, estoy hablando de start-ups que han hecho sus deberes, han dedicado un tiempo y/o unos recursos preciosos a la elaboración de impecables planes de negocio [que muy pocos leerán, como sabemos].   Entre todos [profesores, consultores, profesionales del mundo del capital riesgo, empleados de entidades financieras, etc] mantenemos vivas una serie de prácticas que, en el mejor de los casos, aportan poco valor a ninguna de las partes interesadas.

¿Cómo debe enfocarse, en mi opinión, la creación de una empresa? Hablo del enfoque más adecuado para la gestión de ese esfuerzo, del proyecto [puesto que eso es lo que es] que dará lugar al nacimiento de una nueva iniciativa empresarial. ¿Qué requisitos debe cumplir? Algo he comentado anteriormente.  Debe ser un enfoque robusto, que permita cometer errores.  Debe ser adaptable, proporcionar planes fácilmente modificables, que se amolden a las circunstancias al tiempo que proporcionen un marco de trabajo adecuado para el equipo de emprendedores.  Debe ser un proceso ligero, que no imponga al generalmente desbordado emprendedor una carga adicional de [inútil] trabajo.  Debe partir de la base de que es imposible conocer el futuro, que el Cambio es inevitable.  Que habrá sorpresas.

En definitiva, debe ser un enfoque ágil.  En otras palabras, creo que todas las start-ups, pero especialmente las más innovadoras, deberían gestionarse en sus primeros meses de vida con SCRUM o alguna otra metodología ágil.  De hecho, eso es lo que recomiendo a los equipos de emprendedores que tutelo.

¿Cómo se lleva esto a la práctica? Los enfoques ágiles se caracterizan por ser iterativos [se desarrollan en ciclos, por lo general de no muy larga duración] e incrementales [cada ciclo proporciona más y más valor al proyecto], además de tremendamente colaborativos. Los emprendedores deben planificar ciclos cortos de ejecución, centrarse en cada ciclo en aquello que les permita obtener ingresos cuanto antes e inspeccionar con frecuencia los resultados que van consiguiendo, para adaptar el plan en función del desarrollo de los acontecimientos [de hecho, los Inversores deberían hacer lo mismo, pero eso lo contaré en otra entrada].

En realidad, hay que hablar de”planes”, en plural, porque trabajando con SCRUM u otras metodologías ágiles, se hace necesario planificar con distintos horizontes temporales: de 3 a 6 meses para los grandes hitos o “releases” [Release Planning], de 2 a 4 semanas para las entregas frecuentes que aumentan progresivamente el valor obtenido [Sprint Planning o Iteration Planning] y de una jornada de trabajo para el día a día [Daily Scrum].  Pero estos “planes” no tienen nada que ver con los documentos de hasta 70 u 80 páginas que a menudo se ven obligados a desarrollar los emprendedores.  Bastan un par de documentos muy sencillos para crearlos y mantenerlos.  Básicamente, un par de listados en los que se recogen los entregables requeridos, las tareas necesarias para conseguirlos, así como algo de información para medir el progreso del trabajo. Hablo de unas 5 páginas [y a veces ni eso: una pared y un montón de post-its hacen igual de bien el trabajo].

Estos “planes” se inspeccionan con frecuencia, concretamente, al finalizar cada iteración o cada “release”.  Además, el equipo se reúne diariamente para comentar cómo va el trabajo, lo que han conseguido, lo que esperan conseguir, los problemas que se están encontrando en el camino.  Se realiza un seguimiento estrecho de los avances del proyecto.  La comunicación es fluida, de manera que la situación es conocida por todos, en todo momento.

Describir con detalle la aplicación de SCRUM a la gestión emprendedora me llevaría mucho tiempo, son cientos, literalmente, los detalles que tendría que tratar, por ejemplo con relación a la estimación ágil del esfuerzo y/o de los plazos, el seguimiento mediante burn charts y otras técnicas, la creación de un entorno de trabajo comunicante y muchas otras cosas.  Además, escapa por completo el ámbito de contenidos de este blog.  Por otro lado, hay abundante material en la web sobre todo ello.  Para el que no lo conozca, la Scrum Guide elaborada por los ‘inventores’ del método está disponible gratuitamente en Scrum.org [última versión de noviembre 2009].  Incluso hay una traducción al español.

He utilizado este enfoque de trabajo con aproximadamente una decena de grupos de emprendedores, la mayor parte del tiempo sin que ellos fueran siquiera conscientes de estar utilizando un “método ágil”.  He visto que funciona, mucho mejor que los sistemas “más ortodoxos” enseñados en nuestras escuelas de negocios o empleados por los técnicos de entidades financieras o Administraciones [la mayoría de los cuales, por cierto, no ha montado nunca una empresa].  Recientemente he empezado otro cometido de consultoría, junto con un buen amigo, en el que estamos aplicando este enfoque en el lanzamiento de una start-up absolutamente innovadora.  Eso es lo que me ha animado a escribir esta entrada.

Desde aquí animo a todos los implicados a reflexionar sobre estas ideas y/o, mejor aún, a ponerlas en práctica.

4
Dic

No tengo lo que hay que tener para emprender [2]

Escrito el 4 Diciembre 2009 por Firma invitada en emprendedores, emprender, metodologías

Sobre el autor

David Casas es socio fundador de Camisae.com, una camisería a medida online. Ingeniero aeronáutico de formación, desarrolla su carrera profesional en el campo de la consultoría de dirección en sectores como restauración, moda o servicios medioambientales, compaginándola con su labor como tutor en el departamento de “Creación de Empresas” en el IE Business School.


En mi anterior artículo os introduje en un modelo que denomino el Entpreneurial Rol Path, representado esquemáticamente como sigue:

Entreprenurial rol path

Independientemente de que el nombre elegido para cada situación sea más o menos acertado, se repasan a continuación las principales características de cada una.

Falta de 4 elementos:

Promotor: Si no tiene más que una idea de negocio, le queda todo el camino por recorrer. Puede hacer dos cosas básicamente: actuar de promotor y convencer a la gente cualificada y con recursos para que desarrollen la idea, o bien ir cubriendo etapas por el camino: elaborar un Plan de Negocio (PdN), conseguir fondos, etc…

Falta de 3 elementos:

Ideólogo: Un paso más allá que el “Promotor”. Además de una idea tiene un PdN (al menos un borrador trabajado), pero sigue sin contar con tiempo para dedicarse a ello, ni fondos, ni equipo. Tiene mucho camino por delante todavía.

Inversor: Es alguien con fondos, pero sin tiempo para dedicarse al proyecto y sin un PdN. Puede desarrollar su propio plan y formar su equipo, o bien puede dedicarse a buscar proyectos que necesiten inversión.

Pensador: Si sólo tiene tiempo para dedicarse a un hipotético proyecto, pero no tiene nada más, lo mejor que puede hacer es ponerse a pensar y planificar los siguientes pasos: ¿cómo conseguir el equipo?, ¿cuál va a ser mi PdN?, ¿de dónde obtendré financiación? Lo bueno de esta situación es que pensar es gratis…

4 amigos: Es común encontrar a un grupo de personas cualificadas, con una idea de negocio interesante, pero que no se han puesto a trabajar en un PdN ni están dispuestos, a priori, a renunciar a sus actuales puestos de trabajo. Si no dan pasos adelante, se quedarán siendo 4 amigos con una muy buena idea.

Falta de 2 elementos:

5 amigos: Igual que la situación anterior, pero uno o varios han decidido (o las circunstancias les han obligado a decidir) que asumiran la gestión del proyecto “full time”.

Consejero:Tiene un buen equipo y un PdN trabajado, pero no dispone de tiempo para dedicar a la gestión. Tiene dos opciones, o deja sus obligaciones actuales y se dedicas “full time” al proyecto, o actúa como consejero y una de las personas del equipo asume la dirección.

Inversor con ideas: Tiene los fondos y un PdN trabajado. Necesita un equipo equilibrado y asumir la gestión o delegarla en alguien de ese equipo.

Richie Rich:Tiene tiempo para gestionar y fondos. Un paso más que el “Pensador”, pero falta lo más importante: un PdN sólido y un equipo equilibrado que le complemente en el proyecto.

Falta de 1 elemento:

Fundraiser: Sólo le faltan los fondos, así que será lo primero que tendrá que asegurar antes de poner en marcha el proyecto.

Socio capitalista: Tiene un PdN trabajado, los fondos asegurados y un equipo sólido. Tiene dos opciones, o deja sus ocupaciones actuales o se convierte en socio capitalista y alguien de su equipo asume la dirección.

Headhunter: Sólo le falta una cosa, pero es esencial. Necesita tener un equipo compensado: de nada sirve unir a varias personas con las mismas capacidades. Es necesario definir los componentes necesarios y suficientes del equipo, dimensionarlo correctamente y que cubra todas las áreas “core” del negocio.

MBA Candidate: Dispone de tiempo, fondos y un equipo competente (experimentado en el sector quizás), pero no sabe cómo realizar un PdN. Antes de comenzar pida asesoramiento o adquiera la formación necesaria para llegar a elaborar un PdN sólido.

Independientemente del punto de partida y del camino elegido, el futuro emprendedor ha tenido que enfrentarse a los cuatro problemas básicos (e ineludibles) para poder acometer un proyecto empresarial con “garantías mínimas” de éxito . Al final, superar todas estas trabas es lo que distingue a un verdadero emprendedor de las personas que tienen “ganas de emprender”. El quinto elemento, el carácter emprendedor, surge por sí solo. En mi opinión no es algo que se sepa que se tiene a priori, es el resultado de un cúmulo de acciones pequeñas. Se puede tener una intuición, un gusanillo, pero saberse, no se sabe. Así que no puedes contar con ello a priori. Eso sí, si crees que lo tienes sólo puedes salir de dudas de una manera: poniéndote a prueba. ¿Tienes los cinco elementos? ¿Tienes lo que hay que tener?

2
Dic

No tengo lo que hay que tener para emprender [1]

Escrito el 2 Diciembre 2009 por Firma invitada en emprendedores, emprender, metodologías

Sobre el autor

David Casas es socio fundador de Camisae.com, una camisería a medida online. Ingeniero aeronáutico de formación, desarrolla su carrera profesional en el campo de la consultoría de dirección en sectores como restauración, moda o servicios medioambientales, compaginándola con su labor como tutor en el departamento de “Creación de Empresas” en el IE Business School.


“Me gustaría emprender, pero es que no puedo dejar mi trabajo”. “Si tuviera unos ahorrillos montaría el negocio que siempre he querido”. ¿Cuántas veces han oído frases como estas a su alrededor? Incluso saliendo de su propia boca… Y es que hay mucha gente que no tiene lo que hay que tener para emprender.

Creo que estaremos de acuerdo en que lo ideal es tener tiempo, fondos, un buen proyecto y un equipo experimentado. Adicionalmente existe un quinto elemento: el carácter emprendedor. Este, queridos lectores, se lo supongo si están leyendo este blog. Aunque desde ya advierto que es mucho suponer. Pero este no es el tema de este post. De todos modos hablaremos de ello brevemente al final.

Nada garantiza el éxito teniendo los cinco elementos anteriores, así que no se me ocurren razones para garantizarlo si falta además alguno de ellos. Dicho esto, hay gente a la que le falta alguno, incluso todos los elementos anteriores y que quiere emprender (y de hecho emprenden). En este post me dirijo a ellos. A los otros, a los que lo tienen todo, les envío mucho ánimo, que aún así, falta les hará.

Partimos de dos premisas: 1) se tiene una idea de negocio (tan diferente de un Plan de Negocio como una semilla y un árbol) y 2) “carácter emprendedor” (en realidad ganas de emprender, que no es exactamente lo mismo).

Lo primero que debe conocerse es cuáles de los anteriores elementos nos faltan para poder colocarse en un punto del siguiente diagrama. Una vez se ha fijado el punto de partida, ha de elegirse el camino a seguir hasta completar el quinteto ganador. Obsérvese que el carácter emprendedor subyace en todos los casos (premisa número 2):

Entreprenurial rol path

A cada punto del diagrama se le ha asignado un nombre para describir la situación en la que se encuentra nuestro futuro emprendedor y qué rol principal debería adoptar. ¿Se reconoce en alguna? ¿Reconoce a conocidos? Seguro que sí.

El camino puede recorrerse de diferentes formas, y puede hacerse solo, haciendo acopio de nuevas capacidades, o ir uniendo personas al proyecto que complementen sus carencias. En cada etapa quemada, deberá adaptar su rol a la nueva situación.

Llegados a este punto no se encuentra tan perdido. Ahora sabe dónde está, qué pasos le quedan para llegar al final y además puede elegir en qué dirección ir dándolos.

En mi próximo artículo resumiré las características de cada situación.

23
Nov

Foro de Inversores 8ª Edición BANESPYME-ORANGE

Escrito el 23 Noviembre 2009 por Firma invitada en emprender, inversores

Sobre el autor

Pablo Conde es socio fundador de BLUGUÍA, una star-up de base tecnológica que trabaja para revolucionar el mercado de las guías turísticas, transformando la vivencia del turista al proporcionarle una herramienta que convierte su entorno en algo interactivo.  BLUGUÍA es una de las empresas concursantes de la octava edición del proyecto Banespyme-Orange que fue seleccionada para presentar su proyecto ante el Foro de Inversores el pasado día 19 de noviembre.


Y llegó el día. Los once proyectos seleccionados por el Premio Escuela Banespyme-Orange para presentar ante el foro de inversores allí estábamos, preparados, expectantes, ilusionados.

La cita era en el Aula Magna del IE, a las 10:00, y ya a primera hora estaba llena. Por un lado los emprendedores, que llevábamos cinco meses preparando sólidos planes de negocios, de la mano de nuestros tutores que también estaban allí, apoyando, dando ánimos – un saludo especial para nuestro tutor, Antonio, que sabemos el gran esfuerzo que hizo para asistir.  Por otro lado los posibles inversores… Business Angels, les llamamos: la palabra lo dice todo.

Diez minutos para la presentación cada uno de los proyectos, más cinco de preguntas por si algo había quedado en el tintero. Daniel abre la sesión y todos presentamos nuestras ideas, nuestros modelos de negocio y nuestros equipos. Once fantásticos negocios, once ideas que cambiarán el mundo.

Decía el otro día Pedro Luis Fernández, Presidente de GAM, que en el mundo hay más dinero que buenas ideas; y más buenas ideas que gente capaz de llevarlas a cabo.  Desde luego en el Aula Magna se demostró que hay once grandes equipos y once grandes ideas que serán, en pocos meses, empresas de éxito. Algunas los son ya. Y no podemos olvidarnos de las otras once, que por cuestión de tiempo, quedaron fuera de la presentación, pero que eran equipos e ideas tan sólidas como las que tuvimos la fortuna de estar allí.

Por nuestra parte ha sido una experiencia muy satisfactoria. Además de mucha gente interesante para colaborar, de la presencia y el interés mostrado por la gente de Orange, de varios profesores del Instituto de Empresa que vinieron a ver la presentación, y con los que luego tuvimos oportunidad de charlar, tuvimos la oportunidad de conocer a varios inversores que mostraron interés por BLUGUIA y tendremos algunas entrevistas en las próximas semanas.   Tres ya están en marcha y con otra sólo nos falta cerrar la fecha.   Si Mario y el IE me lo siguen permitiendo, os iré contando nuestras experiencias.

No puedo dejar de comentar la sorprendente presencia de un competidor entre los asistentes, un competidor que se presentó como tal, al que al parecer gustó mucho nuestro modelo y con el que tal vez establezcamos alguna colaboración.  Me gusta la idea esta de coopetir. A ver que sale de ahí.

Quiero despedirme agradeciendo de nuevo la oportunidad de presentar nuestros proyectos al Foro de Inversores del Instituto de Empresa, de la mano de la Escuela Banespyme-Orange.  Esto sí es apoyar a los emprendedores… ¡Gracias!

21
Oct

Las alianzas en tiempos de crisis

Escrito el 21 Octubre 2009 por Firma invitada en alianzas, emprender

Sobre el autor

Víctor Fernández es ingeniero de formación y socio fundador de Emergya.

Es claro que no corren buenos tiempos. Ni para los “mayores” ni para los que están empezando. Todo el consumo y las inversiones se han venido abajo paralizando la economía como si de un tsunami. La falta de liquidez en los mercados traducida en el recorte de crédito ha terminado de  minar una situación que nos tiene a muchos preocupados y viendo nubes en el panorama, por decirlo de alguna forma.

Es claro que la situación anterior está asfixiando a muchos pequeños empresarios y emprendedores mucho más desprotegidos que las grandes compañías. Sin embargo también a éstas les está azotando la situación y haciéndoles reaccionar, lo que está generando algunas oportunidades para los más “jóvenes”.

¿De qué hablamos? Básicamente de la necesidad de compartir riesgos en sus diferentes acciones comerciales y en la necesidad de minimizar costes fijos, especialmente de personal. Esto es algo que están llevando a cabo gracias al establecimiento de alianzas.  Alianzas comerciales por un lado con pequeñas start-up’s en muchos casos capaces de aportarles un valor diferencial a sus propuestas comerciales. Y por otro lado alianzas de colaboración o subcontratación para el desarrollo conjunto de proyectos que les permitan minimizar costes fijos en sus presupuestos.

En mi opinión, ambos tipos de alianzas suponen una oportunidad para las pequeñas start-ups que estamos tratando de hacer crecer. Las primeras especialmente, por permitirnos más que en otros momentos de bonanza, mostrar a las grandes cuentas el valor de nuestros productos o servicios. Las segundas porque dan sostenibilidad a corto plazo al negocio de estas start-up’s, lo que no es poco en estos tiempos.

Creo que es importante entender la oportunidad que genera esta necesidad de alanzas de las empresas tractoras del mercado, pero también que es un error creer que esto es lo que sustentará el negocio a largo plazo.  Con ese horizonte deben ser valorados nuestros productos y los resultados de nuestra acción comercial.

7
Oct

Cuando un poco de “pasta” no basta

Escrito el 7 Octubre 2009 por Mario López de Ávila en emprender, financiación, inversores, plan de negocio

Algunos de los lectores, aquellos con una formación básica en Química o Bioquímica, estarán familiarizados con el concepto de ‘energía de activación’.  Introducido en el siglo XIX por el químico sueco Svante Arrhenius, se define como la energía mínima necesaria para que una reacción química tenga lugar.  Puede entenderse como la ‘altura’ de una ‘barrera’ que las moléculas de reactivos deben ‘saltar’ para convertirse en los productos de la reacción.  A fin de que una reacción química tenga lugar a una velocidad apreciable, es necesario superar esa barrera.  El lector interesado puede consultar el artículo que sobre este tema ofrece la Wikipedia.

Aunque a primera vista el concepto parezca ajeno a la temática de este blog, lo cierto es que permite ilustrar muy bien un hecho que escapa a menudo del entendimiento de muchos emprendedores.  Lo resumiré en una frase, que denominaré el Principio Gior [¿Alguno se acuerda del pegadizo slogan del anuncio de este detergente líquido?] del Emprendizaje: no produce el mismo efecto inyectar en tu start-up 500.000 euros de una vez que 50.000 en diez pagos diferidos en el tiempo.  De hecho, según el proyecto de que se trate, optar por repartir la inversión en dos, tres, etc, años, puede tener el mismo resultado final que meterle fuego a todo ese dinero.  En otras palabras, un poco de “pasta”, no siempre basta.

No puedo aportar evidencias experimentales y/o científicas para respaldar esta afirmación [no he hecho los deberes de investigación requeridos], pero la experiencia de muchos inversores profesionales apunta a que todo negocio tiene su propia “barrera de potencial” o “energía de activación”, medida como inversión inicial, que debe ser “superada” a fin de que el negocio comience a generar ingresos a una tasa satisfactoria.  Si esa barrera inicial no es superada, el negocio puede muy bien arrastrarse durante años sin llegar a despegar nunca.

Algunos profesionales del capital riesgo llaman, sin ninguna delicadeza, ‘living deads’ a aquellas start-ups que prolongan su existencia durante años en condiciones lamentables, a menudo sin generar ingresos en cantidad suficiente para pagar regularmente un salario mínimo al equipo emprendedor, que se ve forzado a solicitar dinero a familiares y/o amigos, préstamos personales a la banca y/o a avalar con sus bienes las operaciones de la empresa.   En mi opinión, la segunda causa de ‘zombificación’ de una start-up es empezar con menos dinero del que necesitarían para construir un sistema que permita generar dinero a buen ritmo [la primera causa ya la comentamos hace unas semanas: intentar vender un producto para el que no hay mercado].

Así pues, la primera lección de esta entrada es que hay que tener claro cuál es tu ‘energía de activación’, o cantidad mínima de dinero que necesitas para que tu negocio comience a generar ingresos ‘a buen ritmo’.  Esto NO es el break-even, estoy hablando de un punto anterior a eso, en el que el negocio ya ‘funciona’, aunque tal vez no se haya salido todavía de los números rojos.  A menudo no es fácil calcular esta cifra, especialmente cuando hablamos de una empresa innovadora, así que la moraleja a aplicar es “más vale que sobre, que no que falte”:  multiplicad por dos o por tres vuestras estimaciones iniciales.

Continuando con la analogía, hay determinados productos, denominados catalizadores, que hacen posible que la reacción tenga lugar en condiciones más favorables [ej, a temperatura ambiente] al disminuir la ‘altura’ de la ‘barrera’ de potencial.  El catalizador disminuye el tiempo requerido para que se forme el producto de la reacción.  En otras palabras, aumenta la velocidad de la misma, con la particularidad de que no se consume en el proceso.  Pequeñas cantidades de catalizador pueden acelerar la reacción de grandes cantidades de producto.

En el mundo del emprendizaje también existen ‘catalizadores’.  Es en parte el papel que juegan los mejores inversores: el business angel comprometido con el proyecto, que pone a disposición del equipo emprendedor su experiencia y, a menudo más importante, su red de contactos; la empresa de capital semilla que aporta una gestión profesional [y contactos]; la ‘incubadora’ de negocios que proporciona servicios básicos a un coste asumible, además de un ambiente estimulante, acceso preferente a inversores y otras muchas ventajas a las empresas que alberga.  Ayudan al equipo a llegar en el menor tiempo posible a ese punto de “velocidad de crucero” de generación de ingresos.

Así que podríamos decir que esta es la segunda lección: si no dispones del dinero que necesitas cuando lo necesitas, búscate un catalizador.

23
Sep

Diario de un emprendedor en BANESPYME-ORANGE [día 5]

Escrito el 23 Septiembre 2009 por Firma invitada en emprender

Sobre el autor

Pablo Conde es socio fundador de BLUGUÍA, una star-up de base tecnológica que trabaja para revolucionar el mercado de las guías turísticas, transformando la vivencia del turista al proporcionarle una herramienta que convierte su entorno en algo interactivo.  BLUGUÍA es una de las veintidós iniciativas seleccionadas para concursar en la novena edición del proyecto Banespyme-Orange.  Pablo ha aceptado compartir con los lectores de este blog sus experiencias como concursante.


El ¿último? Seminario de la Escuela BANESPYME-ORANGE.

Pues sí, era una sensación rara.  Nos reencontrábamos en el Instituto de Empresa después del verano con un extraño sentimiento… quizás este fuera nuestro último Seminario. Para algunos lo será…

El Seminario era sobre Recursos Humanos. Y es curioso oír hablar de Recursos Humanos cuando vienes de una gran empresa, más si es una grandísima del mundo de la construcción como es mi caso, donde más que de “recursos humanos” se habla de “personal”.  La gente de Ábaco XXI, desde su amplia experiencia, nos habló de cómo seleccionar y motivar a nuestro equipo, de “pensar” en el perfil que necesitamos, tanto desde el punto de vista de la formación como de las aptitudes personales sin dejarnos llevar por “lo que siempre se pide”. ¿Personalidad extrovertida y capacidad de trabajo en equipo para un guardia jurado nocturno que patrulla en solitario? Pues mejor que no. ¿Ingeniero Superior con tres idiomas, preferible MBA para realizar tránsitos de maletas en la T4? Pues posiblemente nos colapse el sistema.

Hablamos de la necesidad de valorar a nuestros recursos humanos, nuestra mejor arma para competir. Y para valorar los recursos significa saber que necesitan, que desean… Y es curioso que una cosa que sabemos, que sentimos en nuestras propias carnes, una cosa en la que creemos como es “el dinero no lo es todo”, a la hora de aplicarlo a los demás nos cuesta tanto. Un aliento, una palabra, una sintonía personal es mucho más efectivo.  Pero que difícil es, a veces es más cómodo culpar al vil metal.

Se habló mucho también de la necesidad de conciliar la vida familiar y profesional… y también la personal. Ya no es tiempo de “calentar la silla”, ya no es tiempo de “quedarse el último”, ya no es tiempo de “echar horas”… Nuestras empresas, las que participamos en el Proyecto Banespyme-Orange son pequeñas, pero tienen que ser forzosamente innovadoras y revolucionariamente productivas, y la gestión de recursos humanos, con modelos novedosos, será la primera manera que tengamos de demostrarlo.

Y para finalizar, las despedidas… más o menos del tipo “espero verte el treinta y uno”. Una lástima, aunque nos queda la satisfacción de saber que una compañera con un gran proyecto social ha conseguido ponerlo en marcha. Un banco la ha apoyado. Y con la que está cayendo. El proyecto es bueno y será bueno para los más desfavorecidos. Me alegro muchísimo por ella.

Suerte a todos… espero veros el treinta y uno.

PD: No puedo dejar de reseñar la gran noche que pasé en Madrid, en una fantástica “Noche en Blanco” entre amigos. Mercado de San Miguel, Plaza Mayor, Santa Ana, Prado, Gran Vía… Fantástico.  Esto también forma parte, en cierto modo, de la experiencia Banespyme-Orange.

“Todo lo que no es una puerta es un muro”, dice un micropoema de Benjamín Prado.  Estaba impreso en el globo que solté al aire en la Plaza Mayor. Yo añadiría: “Y viceversa”.

21
Sep

Civiccan, una empresa comprometida

Escrito el 21 Septiembre 2009 por Firma invitada en emprendedores, emprender, oportunidad

Sobre la autora

Maruxa Bescansa es socia fundadora y CEO de CIVICCAN, una joven empresa española que desarrolla y distribuye productos y accesorios, de calidad y diseño, para mascotas.  Un 2% de sus ventas se dona a la Fundación de Ayuda a los Animales (FAA), como muestra de su compromiso social.

Todavía sonrío recordando el día que mi cuñado Raúl y mi amigo Francisco, me llamaron para formar parte del proyecto Civiccan. Me quedé pensando ¿¿qué pintaba una rebotada del derecho y de la consultoría inmobiliaria, con escasa experiencia empresarial, recién casada y a quien no le cabe ni un yorkshire en su apartamento de Madrid en todo esto??. En realidad tampoco a un Teleco como Francisco, que llevaba 15 años en una empresa por cuenta ajena… pero la idea de patentar y desarrollar ese producto que un día se le occurrió a Raúl paseando a Coco… podía merecer la pena. Se trataba de nuestro “Kit Portabolsitas”, una alternativa cívica, moderna y muy práctica a la triste imagen de una acera llena de excrementos de perro o a un montón de bolsas de basura atadas a una correa.

La idea ya había nacido pero ahora quedaba la apasionante misión de rodear ese proyecto de un entorno e infraestructura para fabricarla y llevarla al mercado, es decir crear una empresa.  Como anécdota nos gusta decir que Civiccan es una empresa-crisis, no  porque nos vaya mal, sino porque en junio de 2008 oficialmente “España seguía yendo bien” y de repente un mes después entrabamos en la mayor crisis económica en décadas. Sí, a nadie quiero engañar, los comienzos siempre son difíciles, pero en el caso de un producto nuevo, revolucionario y que sirve para recoger caquitas de perro para qué añadir más. Ni mi marido, que trabaja en un banco, nos conseguía financiación.

A pesar de todo esto, enseguida, nos empezaron a llamar Organismos de distintas provincias para realizar “Campañas de Concienciación” a la vez que íbamos consiguiendo a nuestros primeros clientes.   Nunca se me olvidará, la alegría que sentimos la primera vez que vimos expuestos nuestros productos en El Corte Inglés!! .  Productos pensados, hasta el más mínimo detalle, junto con nuestras creativas en nuestra oficina!!…Fue todo un cúmulo de sensaciones.

La verdad es que cuanto más esfuerzo y dificultades te encuentras en el camino más se disfruta de los objetivos cumplidos. Hoy Civiccan está apunto de afrontar su primera ampliación de capital, la gama de productos se ha incrementado hasta 12 referencias en un año (comederos, arneses, collares, correas… todo con una estética muy cuidada, gracias a nuestras creativas), ha contratado a su primer empleado y tiene en la recámara una espectacular ampliación de gama de productos y el ojo puesto en mercados internacionales. El esfuerzo está mereciendo la pena; nada hubiera sido posible sin el apoyo de nuestras familias, pero aún queda mucho por hacer, muchos sueños por cumplir.C

1
Sep

10 consejos tecnológicos para pequeños emprendedores

Escrito el 1 Septiembre 2009 por Firma invitada en emprender, tecnología

Sobre el autor

Miguel Arias es socio fundador de IMASTE, empresa enfocada en el desarrollo de tecnologías y eventos virtuales para mejorar la interacción y comunicación de sus clientes y sus usuarios potenciales.  Es, además, Tutor de Creación de Empresas de la IE Business School.

Un emprendedor tiene que ponerse a diario muchos sombreros distintos, para apagar fuegos y vender motos sin descanso. Por suerte, existen cada vez más herramientas gratuitas o baratas que pueden ayudar a los emprendedores a ser más productivos, estar informados, contactar con clientes y empleados y hacer crecer sus empresas.

01.  Cread un blog

Es la manera más sencilla de tener una presencia web relevante y actualizada. Dedicadle todas las semanas un par de horas a escribir un artículo sobre vuestro sector de actividad, en la que incluyáis vuestros casos de éxito. Incluid también vuestras últimas noticias empresariales, acuerdos con otros Partners, etc.  Aconsejo escribir en inglés si vuestro servicio o producto puede ser internacional.

Herramientas: Cread una cuenta gratuita en http://es.wordpress.com/ , aplicadle una plantilla simple pero efectiva,¡ y empezad a publicar!.

02.  No abuséis de la compra de portátiles

Son caros y no tienen una gran utilidad para las start-ups pequeñas. Si tenéis algo de cash de sobra, aprovechad para comprar dos monitores por empleado y veréis como su productividad se multiplica. Este consejo no es aplicable a tres perfiles concretos:

¡Vosotros!, un portátil, y mejor si es Apple, es recomendable. Tendréis que moveros mucho y trabajáis todo el tiempo (en casa, en la playa…), además os permitirá proyectar una imagen de competencia tecnológica muy importante.

Los comerciales por razones obvias y los empleados motivados que más trabajen, para que se puedan llevar el portátil a casa J.

03.  Aprovechad las herramientas de Google

Usad el correo electrónico que ofrece Google, por 50$ por usuario o hasta gratis. ¿Por qué complicarse con un servidor de mails, complejo y caro?.

Usad Google Docs para compartir archivos de texto y hojas de cálculo. Y Google Analytics para controlar el tráfico en tu sitio web. Go Google at work!

04.  Conectaos con lo que pasa en vuestra industria o sector

Para estar a la última tenéis que localizar los blogs más relevantes del sector y recibir sus actualizaciones a tiempo real (feeds). Además, es interesante tener una cuenta Twitter y realizar búsquedas periódicas con las keywords del negocio.

Herramientas: Lector de feeds de escritorio: Google feedburner . Y para compartir y descubrir a tiempo real lo que está ocurriendo en el mundo, Twitter

05.  Software de facturación

Hasta que no tengáis un tamaño suficiente para externalizar todos los servicios de contabilidad y recursos humanos (que debería ser muy pronto!!), recomiendo algunas aplicaciones web gratuitas para llevar el control de las cuentas.

Herramientas: QuickBooks Simple Start y Microsoft Office Accounting Express.

06.  Back-ups

Aunque la idea es ahorrar lo más posible, no aconsejo ser muy tacaño con el backup de los datos. En primer lugar, es imprescindible contar con unidades de disco duro externas conectadas con la red. Para el caso de buscar back-ups que estén fuera de la oficina (la mejor opción), existen algunos servicios bastante económicos como Carbonite.

07.  Mantenimiento y gestión de redes

No perdáis el foco en hacer crecer vuestro negocio, y vuestros empleados tienen que ser lo más productivos que puedan. La pérdida de tiempo y motivación por redes que no conectan, conexiones lentas, software mal instalado o actualizado, es imperdonable. Contratad un servicio externo de gestión de redes y equipos informáticos cuanto antes.

08.  Ahorrad tiempo y dinero con skype

Skype es muy barato, o gratis, para hacer llamadas telefónicas y contactar con clientes y empleados en todo el mundo.

En Imaste tenemos comunicación síncrona a tiempo real con todos nuestros socios internacionales, gracias a Skype, y estoy convencido de que no podríamos lanzar nuestros proyectos sin esta herramienta, que integra conexión por voz, chat escrito, video y recientemente, permite hasta compartir el escritorio.

09.  Utilizad las redes sociales profesionales para encontrar socios y clientes

LinkedIn es vuestro amigo. Trabajad en vuestro perfil online, cread redes de contactos relevantes para vuestro sector y sed proactivos. No esperéis a que os contacten, buscad los mejores socios y enviadles un breve mensaje directo al grano. La tasa de respuesta en linkedin triplica la de un correo electrónico tradicional.

10.  Estad abiertos a la innovación continua.

Todo cambia muy rápidamente, y no podemos perder las ganas de cambiar el mundo todos los días.

Keep rocking the universe.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar