27
May

Diario de un emprendedor en Banespyme-Orange

Escrito el 27 mayo 2009 por Firma invitada en emprender, plan de negocio

Sobre el autor

Pablo Conde es socio fundador de BLUGUÍA, una star-up de base tecnológica que trabaja para revolucionar el mercado de las guías turísticas, transformando la vivencia del turista al proporcionarle una herramienta que convierte su entorno en algo interactivo.  BLUGUÍA es una de las veintidós iniciativas seleccionadas para concursar en la novena edición del proyecto Banespyme-Orange.  Pablo ha aceptado compartir con los lectores de este blog sus experiencias como concursante.

Día -1.

Nuestra relación con el Proyecto Escuela BanesPyme-Orange empieza hace casi un año, cuando Margarita García de la Calle, una de las tutoras de este proyecto nos hace una entrevista en Televisión. Allí nos comenta la existencia de la Escuela BanesPyme-Orange. En aquel momento -y también ahora- estábamos muy verdes y además el plazo de inscripción había rematado, pero era una opción muy interesante para nosotros.

Unos meses después, Mario, que es nuestro blogger de referencia y que conocía nuestro proyecto, me avisa de la apertura del plazo de inscripción para la edición de este año, Así que enviamos, temerosos, la solicitud.

El miércoles día 13 de mayo estábamos los dos socios comiendo en La Coruña, en el Gaioso de la Ciudad Vieja, celebrando la entrega de un importante proyecto para el Plan Avanza con la gente de la Universidad con la que colaboramos, y recibo la inesperada (bueno, un poco esperada sí que era) llamada de Sonia.

Gracias, Sonia.

Día 0.

Ya sabéis como somos algunos. Con la emoción del primer día de “cole” preparamos todo para que fuese perfecto –plumier, libretas, mochila, bocata…-. También leímos, a última hora, la interminable nota técnica que nos envió Daniel. ¡Había que estar preparado! Por suerte para el segundo Seminario tendremos algunos días más.

Y, como somos del norte, cogimos coche hacia Madrid, el viernes después de comer. Poco antes de Guadarrama pinchamos, pero esa es otra historia.

Día 1.

Y llegas al Instituto de Empresa. El “continente“, no es como me lo imaginaba… pero es cierto que no estamos en el edificio principal. El “contenido” sí que lo es. Mucho ambiente de trabajo, todas las aulas llenas de gente en grupos, en clases… Mucho dinamismo.

Y vamos a nuestra aula. Al principio, todos como un pulpo en un garaje pero intentando que no se note: ¡Que estamos en el IE!

A los pocos minutos, llega Daniel y nos presentamos. Vaya nivelazo tienen nuestros compañeros. Asombrosos: Robótica; psicotecnología; sistemas patentados; asistentes virtuales 3d; avatares para la formación; firma electrónica… y proyectos sociales de altísimo interés, de esos en los que te gustaría participar. La verdad es que todos me gustaron mucho… ¡que ideas tan buenas tiene la gente! Muchos de nosotros (quizá todos) vamos a cambiar el mundo. Da gusto encontrar gente y proyectos así.

Lo primero que piensas es que si los emprendedores tuviéramos más apoyos… Bueno, el proyecto Escuela BanesPyme-Orange es un gran punto de partida.

Durante la mañana Daniel nos explica que es un Plan de Negocio: para que sirve, estructura, partes fundamentales, el uso del BP como herramienta de comunicación, de gestión… También comentamos ejemplos, nuestras experiencias. Nos contó también como funciona la Escuela BanesPyme-Orange, y el del futuro Foro de Inversores. Muy didáctico. Seguro que también realista.

A esas alturas yo estaba muy satisfecho. Y eso que mis expectativas eran altísimas y “El Infierno son las expectativas”. Todo estaba siendo magnífico.

Pues con esas altas expectativas cumplidas salimos a comer/picar algo/matar el gusanillo/tomar un pincho/ver (es que no sé como llamarle) y a que nos presentaran a nuestro tutores. Y a mí, que ya estaba más que satisfecho, me  asignan a Antonio López de Ávila como tutor. No sé como se toman las decisiones de asignación de tutores, pero esta fue perfecta.

Veníamos con ilusión, esperanza y altas expectativas. Y este final no podía haber sido mejor.

Desde luego un experiencia genial. Solo una cosa…. El próximo sábado, desayunaré fuerte.

Comentarios

Mario López de Ávila 27 mayo 2009 - 19:53

Caray, superar las expectativas, máxime cuando eran tan altas, no es nada fácil!! Mi enhorabuena a Daniel, Sonia y Raquel por un trabajo como de costumbre bien hecho… y sí, Pablo, la asignación del tutor, al menos en vuestro caso, ha sido perfecta!! Vamos, que no se me note el “amor de hermano”, pero tenéis un “peazo de tutor” que conoce como pocos el sector del turismo en nuestro país en sus múltiples derivadas, incluyendo a sus principales actores… y, además, él mismo es empresario del sector. Antonio es el mejor guía para una startup como la vuestra… Pero bueno, hablamos del IE, no?
Esto es la élite,chaval!!

Pablo 27 mayo 2009 - 20:36

Sabes que las expectativas eran altas. Muy altas.

Y claro que es la élite… pero tú has visto el nivel de mis compañeros!!! Vaya nivelazo!!! Todos vamos a hacer algo grande.

Un abrazo… y muchas gracias, Mario & Co.

miguel 5 junio 2009 - 10:15

Reflexión sobre las expectativas.
Tener altas expectativas con respecto a algo puede llegar a ser decepcionante si no llegan a ser cubiertas. Por contra el que una experiencia supere nuestras expectativas puede ser sumamente satisfactorio.

Sin embargo las expectativas deben ser contempladas en relación a la experiencia previa del individuo y a la cualidad de la experiencia en sí misma. De esta forma, un buen producto/servicio puede no ser bien reconocido sino tenemos en cuenta esos otros dos factores interrelacionados de la satisfación del cliente, que son su experiencia y nivel de expectativas.

un saludo a todos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar